jueves, 12 de enero de 2006

El agua y la actitud


Un investigador japonés, el doctor Masaru Emoto, comenzó a hacer experimentos con el agua, y los resultados son sorprendentes. El doctor Emoto se dirigía al agua contenida en un vaso, hablándole con amabilidad y respeto, y después la ponía a congelar, para observar cómo eran los cristales que se formaban durante el proceso. Después, a otra muestra de agua, le gritaba y la maltrataba, y también la congelaba, para observar lo que ocurría. Descubrió que los cristales formados son completamente diferentes si nuestra actitud hacia el agua es positiva o negativa (si la tratamos con respeto y gratitud o con gritos y recriminaciones).

Cristal de agua para sentimientos y expresionesde gratitud y amor

Finalmente, lo que nos dicen los estudios del doctor Emoto sobre el agua, es que nuestros pensamientos y sentimientos afectan la realidad física. Esto, asimismo, es una verificación en el plano físico de la importancia de la actitud: nuestra actitud ante la vida determina nuestros resultados, y afecta todo lo que nos rodea. Una actitud negativa se refleja en una mala salud, calidad de vida y respuesta hostil del medio. Una actitud positiva, abierta, nos permite crecer, desarrollarnos, vivir la vida creativamente y obtener todo lo que nos propongamos.

Cristal de agua producto de gritarle "Me enfermas".
Un cristal muy parecido se produce con expresiones como "Eres un inútil"
y luego de ponerle música de heavy metal

El doctor Masaru Emoto nació en Japón y es egresado de la Universidad Abierta Internacional como Doctor en Medicina Alternativa. Las fotografías de sus descubrimientos aparecieron publicadas en sus libros Mensajes del agua 1 y 2, así como Los mensajes ocultos en el agua, publicados desde su natal Japón, desde donde vendieron más de 400 mil ejemplares a nivel mundial.

Links relacionados:
http://www.whatthebleep.com/crystals
http://www.masaru-emoto.net

Fuente del artículo:
Revista OM de noviembre del 2005, pág. 11

Comentario del autor del blog:
Cuando leí este artículo alguien que pasó tuvo que cerrarme la boca porque me quedé boquiabierto. A veces quisiera sacarme una muestra de agua de mi sistema linfático y ponerla a congelar justo después de conversar con alguien que acostumbra a usar un tono amenazador y criticón, seguro que los cristales saldrían completamente destruidos. Lamentablemente en este mundo son raros los seres que tienen una buena palabra para otro. Todo es crítica destructiva, insultos, menosprecio, odio, envidia, malas palabras, obcenidad...eso es lo común. Lo peor es que esos frascos de veneno con patas se creen "originales".

A esos seres luminosos que van por la vida besando las almas heridas, con comentarios alegres y positivos, gracias...y que Dios los bendiga.

2 comentarios:

  1. El cuerpo humano es un 80% agua, asi que creo se nos aplica lo mismo. En verdad, es un estudio muy interesante: el agua tiene vida propia.

    ResponderEliminar
  2. laaaaaaampara......eso explica muchas cosas...
    (y lo de lampara no es para ti, sino para lo sorprendente y revelador del articulo) yo siempre me habia preguntado porque siempre despues de muy malos momentos me da tanta sed....ojo...no café...ni coca cola....ganas de tomar agua..e inmediatamente después del último sorbo..unas ganas enfemizas de orinar....será que nuestro organismo nos pide nueva agua??...

    ResponderEliminar