jueves, 28 de febrero de 2008

Dias difíciles

Casi nunca pongo cosas personales en mi blog personal, paradójico, como si no quisiera en el futuro ver lo desastrosa que es mi vida actual. En fin, voy a dejar una marca en este camino y pondré cómo me va actualmente, tal vez en el futuro la vea y me ría o la vea y llore porque esté peor.

Trabajo:

Trato de sacar adelante una empresa de publicidad para médicos, este año ha empezado con ventas un tanto bajas, contrario al año pasado (2007) en donde desde marzo a septiembre se vendieron muy bien (unos 18 avisos/mes). El producto que nos está ayudando a sobrevivir es el de la elaboración de páginas web para médicos, es un trabajo laborioso y complicado ya que además damos servicio de hosteo y eso es un pedo dar garantía por todo un año a un precio tan bajo. Nuestra meta de ventas para este año es de UD $4000 al mes dividido en USD $1000 cada uno de los siguientes rubros:

1. Avisos básicos ($1500)
2. Páginas web
3. Publicidad en el programa de TV Gente Sana y cursos de primeros auxilios
4. Tarjetas de descuento ($500)

Por el momento no logramos ni los $2000/mes pero es porque los dos últimos rubros recién se los va a empezar comercializar en marzo del 2008.

Salud:

Me siento muy cansado ya que estoy pasando por una recaída de mi enfermedad crónica: vasculitis sistémica, encima tengo el colesterol en 400 y según el último análisis estoy botando proteína por la orina, así que mi misión #1 es bajar el colesterol a como de lugar: adiós a los ceviches, guatita, pastelitos, encebollado de balde, corviches, etc.

Me cansa bastante salir por las tardes pues los médicos solo lo reciben a uno a partir de las 5pm, hora en que me gustaría estar en casa descansando y viendo TV, y comiendo algo, no porque sea perezoso sino porque mi enfermedad no me deja muchas fuerzas.

Estoy consultando semana a semana con un oftalmólogo, el Dr. Virgilio Chacón acerca de un problema en mi ojo izquierdo, una escleritis, ya el ojo lo tenía casi negro porque la vasculitis poco a poco se comió la esclera del ojo. Me remitió al reumatólogo Mario Moreno quien es mi médico desde hace 8 años (que a propósito ya está poniéndose calvito el pobre) y él me elevó la dosis de corticoide a 40 mg.

Deudas:

Tengo, a la fecha (fines de febrero del 2008) un saldo de deuda de $1600 en mi tarjeta Mastercard (claro, desde hace 3 años que les debo plata), espero salir muy pronto de eso ya que es stress me mata.

La tarjeta Mastercard de mi esposa tiene un saldo de $5000, de lo cual yo debo la mitad, vamos a ver cómo salgo de eso también que me tensiona.

A una chulquerita amigable le debo $1500 + intereses como de 3 años al 4%, de eso sí no tengo idea de cómo salir este año.

A mi madre le debo $2000 de unos arriendos míos que ella pagó hace como 4 años, es que ella insistía (por sus nietos, claro) en que me quede aquí en Guayaquil en la casa que alquilé por más de 10 años, me quedé ese año y me fue pésimo así que acumulé esa deuda por arriendo.

Descubrí que el año pasado pagué en sueldos y comisiones cerca de $4000. Creo que este año me los voy a ahorrar. Con eso hubiera pagado algunas deudas.

Vivienda:

Debido a la enorme crisis que pasé en el 2005 entregué la casa que me alquilaba mi tía en la Alborada 10ma etapa, donde habité más de 10 años y mandé a mi familia a vivir en Portoviejo, donde, pasaron todo ese año hasta noviembre en casa de mis suegros, mientras yo me quedaba en Guayaquil tratando de sacar la cosa adelante, una verdadera pesadilla. Mi suegra comparte su casa con una jauría de perros apestosos y esa casa siempre huele horrible. Agradezco su buena voluntad y disposición de ayudarnos, especialmente de mi suegro, pero no es algo que desée volver a hacer. Creo que el 2005 ha sido sino el peor, uno de los peores años de mi vida. Tenía 40 años. Terrible manera de empezar la edad madura. Y yo que pensé ese año "este año presiento que me va a ir mejor que nunca".

En noviembre de ese año nos pasamos a una minisuite de un solo dormitorio donde pagábamos USD $50 al mes, en la calle Medardo Cevallos de Portoviejo. Todas las cosas que teníamos en nuestra casa estaban empacadas y guardadas en diferentes casas (3 años después descubrimos que muchas se dañaron). Yo viajaba cada 15 días a visitar a mi esposa, poco a poco fui incrementando la frecuencia de los viajes.

Fue en ese año 2006, a fines de febrero en unas vacaciones cuando mi esposa estaba aquí en Guayaquil y yo dormía en un dormitorio que me prestaban en casa de mi abuela, que se me ocurrió la idea de armar una web para colocar avisos médicos destacados. Ya que un amigo maneja un programa de Tv de salud vi que había muchos médicos que necesitaban publicidad. A mi esposa le entusiasmó la idea y me animó a llevarla delante. Así que el 8 de marzo de ese año compré el dominio medicosdestacados.com (luego de muchas deliberaciones acerca del nombre que debía comprar, claro). Durante ese mes nos dedicamos con mi esposa a visitar a algunos médicos amigos y sus recomendados, vimos que era un trabajo duro, pues solo logramos vender unos 3 a $25 cada uno, pero se veía gran potencial.

Todo ese año 2006 esa web quedó congelada sin hacer nada, pues mi esposa se regresó a Portoviejo a matricular a los niños quienes estudiaban en colegios del gobierno. Todo ese año seguimos en la mini suite, que aunque estrecha, me parecía muy acogedora. No teníamos lavadora pues la nuestra se dañó en casa de mi cuñado quien la había dejado en el patio de su casa recibiendo la lluvia todo ese tiempo. Mucha gente me reclamaba el espacio que ocupaban mis cosas y la situación se estaba poniendo muy tensa. Es terrible cargar por la vida con un montón de tereques inservibles.

En las vacaciones del 2007 me pareció que debía hacer algo con esa web dormida, así que empecé a llamar a los médicos que se entrevistaban en el programa de TV de mi amigo para ofrecerles el servicio a UD $40 al año, muchos aceptaron gustosos, pero se me estaban acabando los nombres, así que me animé a contratar a una señorita con buena dicción para que haga las llamadas desde una base de datos que adquirí. Su sueldo era de $150 al mes por 5 horas diarias.

Ese mes de marzo del 2007 nos fue muy bien, vendimos 18 avisos a $40 cada uno. Un amigo mío que estudia marketing me sugirió subirle el precio porque la gente podía menospreciar el servicio a ese precio. Así que poco fuimos subiendo el rango de precios: Cuando estaba en USD $50 empecé a contratar vendedores. Los dos primeros que contraté eran unas verdaderas tortugas pero vendieron algo aunque sea.

Ya para abril o mayo decidimos con mi esposa que ya era hora de mudarnos a un departamento más grande. Así que como al frente de la minisuite había un edificio muy bonito, donde siempre nos preguntábamos "¿cuánto costará el arriendo?", "La vista desde allí desde ser espectacular". Así que nos decidimos a cambiarnos apenas hubo un departamento disponible. Esta vez en un tercer piso con una vista espectacular del balcón. En la terraza había hamacas y un mini gimnasio. El depar tenía 3 dormitorios, muy cómodo, nos pedían USD $200 al mes incluido luz, agua y TVCable, una ganga comparado con los precios que nos dan en Guayaquil, ese depar por lo menos hubiera costado el doble.

Así que en mayo del 2007 (debo revisar la fecha) nos cambiamos a nuestro nuevo depar y para octubre de ese mismo año si mal no recuerdo ya teníamos nuestras cosas mudadas desde todos los sitios donde estaban regadas (hacer inventario, empacar, contratar flete para llevarlo y todo eso es una tarea titánica, por eso tomó tanto tiempo). Muchas de las cosas obviamente estaban estropeadas, así que poco a poco las estamos haciendo arreglar.

La mini empresa de publicidad:
Esta idea, más la idea de contratar a la secre de telemarketing fueron dos bendiciones caídas desde el cielo. En un año pasé de ser un desempleado a dueño de mi propia empresa de publicidad. Gracias Dios. Sé que no te he dedicado mucho tiempo y he renegado muchas veces, pero poco a poco como a cuentagotas van cayendo esas bendiciones nuevamente con sus altos y bajos.

Digo altos y bajos porque desde fines de septiembre en que mi secre volvió de unas vacaciones adelantadas las ventas de avisos se fueron al piso. Octubre, noviembre, diciembre, enero y actualmente febrero no parecen meses propicios para vender publicidad. Como dije antes, se sobrevive haciendo lo que ya sabía hacer, páginas web, pero se sobrevive. Así que para dolor de mi alma tuve que despedir a mi querida secre en enero, pero contratando a otra señorita que trabaja solo por las tardes, que es el horario donde encontramos a los médicos más seguido. Parece que empieza a funcionar y a haber otra vez un despunte en las ventas. Actualmente el aviso cuesta UD $150 al año, pasando por $50, $77, $90, $104, $120 y $137. Vamos a ver qué pasa.

1 comentario:

  1. Acabo de descubrir tu blog. Me gustó. Te invito a conocer el mio
    http://ecoturismoenecuador.blogspot.com

    ResponderEliminar